Algún día volveré

Por fin mi dueño podía hacer inventario. Los clientes se habían ido. La desconocida, entre tanto, cruzó el umbral. Subía las escaleras con decisión atraída por el enorme cartel en blanco y negro que indicaba lo siguiente: “Exposición de António Pessoa en la segunda planta”.Al bajar las escaleras saludó a mi dueño; este paró de hacer inventario. “Si me hubiera percatado de tu presencia te hubiera encendido las luces de las escaleras”, le dijo. Ella respondió y retomó su camino por dónde había venido. Cruzó el umbral. “Algún día volveré”, susurró.

Él se detuvo por un instante de su labor: era muy agotador seguir allí escondido entre cuatro paredes. Yo ganaba valor con el paso del tiempo… Pero él… Él no. ¿Su existencia se limitaba a ser mi sirviente y amo a la vez? “¿Cuando volverá? ¿Cuando tenga dinero, quizás? Quizás para aquel entonces yo ya estaré en la tumba”, susurró mi amo cabizbajo.

Dudó por un instante. Continúo trabajando.

Parecía que la soledad lo angustiaba: “¿Hijo mío, qué piensas?”, se dirigió a mí. Reflexionó ante su sombría existencia segundos antes de echar el cerrojo a la tienda.

292616_3812154670750_949821153_n

Quien fuera gato

Pereza se volteó hacia la nevera. En su pequeño estudio desde el sofá atisbaba fácilmente la cocina. Intentó anular su gula viendo el contenido de la“caja tonta”. Pero le rugía el estómago. Y no le apetecía cocinar. Observó el móvil sin batería en la palma de su mano. “No podré llamar a la pizzería”, masculló para sus adentros. Hizo el amago de erguirse del sofá pero su sobrepeso la hundió sobre el mullido hueco que había formado su trasero. Su gato, entre tanto, maúlla y se estira perezosamente sobre el cojín. “Quien fuera gato”, pensó.

 

My cat

My cat “Goya”