El café está frío

 

Acerco la taza de café a la comisura de mis labios. Vierto su contenido en mi boca. Saboreo su olor y textura. Cierro los ojos y entonces. Es entonces cuando apareces tú. Dibujo círculos con el dedo alrededor de la taza, apoyada sobre la mesa ya. Inquieto y curioso mi cuerpo se tambalea hacia delante. Mis pensamientos se preguntan quién eres y qué haces por aquí. Pareces forastero. También me pregunto dónde escondes toda esa energía y vitalidad. Cuántas preguntas y cuánta curiosidad retenida ya. Es que menuda sonrisa. Sonríes a años luz. No sé que le preguntas a la camarera, ¡ojala pudiera saberlo! pero parece que te ha convencido de quedarte por aquí. Y no sé porqué de la barra te diriges a tomar asiento a la mesa ubicada enfrente de . ¡Con tantas mesas libres! Y te pides una copa. Cuando es servida sobre tu mesa, tu mirada se posa en la mía. Bebes un sorbo, vuelves a comprobar si he desviado la mirada, y al confirmar tus dudas, vas y te ruborizas.

 

No te engañes.

El alcohol no va a apagar el fuego de tus mejillas.

No te engañes.

El alcohol no va a borrar aquella sonrisa tímida que ni puedes reprimir cuando apartas tu mirada de la mía.

No te engañes.

El alcohol y la alianza no van a ocultar tus mentiras.

No te engañes.

Sobre todo no te engañes.

Y perdona por descolocar tu mundo.

Así de repente.

Tu mundo de agonía perfecta.

No puedo evitar contemplarte.

Y no voy a decir lo siento.

No por esto.

Invocas en mí el placer de soñar despierto.

¿No te das cuenta que somos diferentes a los demás?

Joder.

Deja de fingir.

Y perdona, perdona por no querer dirigirte la palabra.

Al fin y al cabo es lo que me gusta de las relaciones.

No intervenir. No intermediar.

¿Acaso te van a llamar maricón de mierda por mirarme?

¿Acaso a mí?  

 

Me gusta tu pelo. Es rubio. Pareces de Europa del norte. Es más. Lo eres, seguro. Me parece que me lees los pensamientos a través de mis ojos porque me sonríes. Estás de postal. Y me llenas el alma y tengo ganas de reír sin aparente razón. No sé por qué no puedo avergonzarme ni lo más mínimo de no querer apartar mi atención plena en ti. Cuánta belleza hay en el mundo. Joder. Me gusta cómo te ruborizas entre nuestros silencios compartidos como de un clímax se tratase. Hay tanta paz. Tanto que contemplar y compartir. Pareces dispuesto a hablarme. Te sudan las manos. Miras hacia los lados. Y me pregunto, si vas a tomar el primer paso y el comienzo de nuestras vidas. Mi corazón canta. Y mi alma se agita. De repente, alguien te llama al móvil. Te pones nervioso y bebes rápido tu copa. Ves el reloj. Dejas el dinero encima de la cuenta sin importarte el cambio. Recoges tu maletín apresuradamente y cuando vas a abrir la puerta para irte y no volver jamás, vas y te despides girándote con esa cara de querer detener el mundo y quedarte aquí conmigo. Mirándonos hasta comernos las entrañas y descifrar los secretos del mundo juntos. Pero es entonces, cuando cruzas esa puerta y continúas tu vida.

Tu dulce mentira.

Sin mis miradas.

Sin nuestro silencio.

Sin nuestro deseo.

Sin nuestra única oportunidad de conocernos y ver si ser feliz no es tan solo una ilusión marcada por nuestra puta sociedad. Acerco la taza de café a la comisura de mis labios. Vierto su contenido en mi boca.

Está sin sustancia.

Sin textura.

 

El café está frío.

 

 

 

Happy Pride! (2/2)

Más letreros sobre Orlando. La sociedad humana es un disparate. Mi cuero cabelludo empieza a engendrar calor, y la piel de la raya del cabello comienza a enrojecerse. Además es mediodía; la necesidad de ir a la sombra es intensa. Sin embargo, no quiero perderme el desfile ni por un segundo. Los deseos podían esperar. Drag queens desfilando. Los trenes eléctricos con banderas. Apple, Facebook y sus respectivos trabajadores y amigos se pasean con orgullo ante la excitación del público. Era como oler el éxito y no poder tocarlo.

-¿Cuánto dura la parade?

– No sé. Creo que lleva retraso. Me pareció escucharlo a uno de Staff.

-Si te cansas avisa. Es que me encanta.

Tengo la fuerte impresión de que  María y yo no tenemos nada que ver la una con la otra. Sin embargo no me importa. Y creo que ella siente lo mismo. Esa bella indiferencia. Queríamos compañía. Y ya está. Esta chica, sea quien fuere en España, ha tenido muy mala suerte, y ha decidido evadirse de todos y de todo en San Francisco. “Necesitaba tiempo para mí”, me dijo mientras merendábamos. Ya que cuando te mudas a un nuevo país todo es cuestión de hacer amistades y de explorar barrios y puestos, o así parece ser, decidimos ir directas al recinto a buscar nuevas emociones. Para aquel centenar de personas aquí presentes, bien disfrazadas, o bien vagabundos callejeros cuyo techo son calles meadas de San Francisco, quizás aquello no era tanta novedad como para nosotras. O quizás sí.

-Me daría vergüenza ir así vestida.

-¿Así como?

-Pues como van muchas chicas aquí. Con el torso desnudo. En bragas. O yo que sé.

-Yo iría. ¿Quién te conoce aquí?

María se rió.

-Ya. Tienes razón.

¿Por qué o para qué preocuparse? ¿Por qué tanta necesidad de temer al qué dirán? Y es ahora cuando un hombre totalmente desnudo se cruza en nuestro camino. ¿Ha sido aquel hombre uno muy reprimido alguna vez en su vida? Sus ojos brillan de felicidad. “Happy Pride!”, nos dice al cruzarse. Como mucha otra gente. Feliz orgullo por aquí, feliz orgullo por allá. Sonido de una púa al agitar las cuerdas de una guitarra eléctrica. Empieza el primer concierto.

-Este rock es muy lento.

-A mí me gusta.

-Vamos al otro escenario. Ayer estaba guay.

-Como quieras. Pero este me gusta.

 

Fuimos al otro escenario cuyos anfitriones eran la comunidad latina. La calidad del escenario era mediocre. Al igual que el equipo de música y el deejay. Este último por supuesto. Aunque le ponía empeño y a la gente parecía gustarle.

-No mola.

-Espera, seguro que se pone interesante.

Pero las chicas bailan regueaton. Los chicos observan. Casi nadie bebe alcohol comprado del recinto. Más bien petacas escondidas en algún bolsillo o bolso. Me pregunto cómo consiguieron pasarlas por el control. Parece que nos hemos teletransportado a otro país directamente. Hay algún que otro norteamericano con la barriga al aire bailando y sonriendo ante aquel espectáculo placentero que les proporciona ver a las chicas dar vueltas liberadas o moviendo seductoramente sus caderas. ¡Qué bonito sería ver a todos mezclados y no tanto separatismo! Sin embargo, he de admitir que allí me aburría.

-Esta música no es para mí.

Okay, volvamos.

La sed  nos arrastra hasta el puesto de cerveza. Cuando mi pasaporte cae sobre las manos del empleado, este muestra cara de desconcierto.

Here– le indico.

-No te preocupes. Es que se asustan al ver el pasaporte. No lo entienden. Yo enseño mi carnet de conducir de California.

-Ah. Vale, guay. Cuando me examine haré lo mismo.

Cerveza artesana IPA en mano. Alegría, alegría. Muchas chicas de la comunidad gay sentadas en el césped bebiendo, charlando o bien tomando el sol. A mano derecha el escenario con música en directo y de calidad. Hay muchas interesantes. Y guapas. Para qué negarlo. Banderas y más banderas de arco iris. ¡El sueño de cualquier gay!

Happy Pride!

Happy Pride!

Y brindamos.

13815056_10153631940626121_1087270829_n

 

La noche habita sobre la playa

¿Por qué somos agua? El mar es infinito…pero no tan femenino como muchos pescadores hubieran anhelado. Sus atractivas sirenas aparecen tan solo en los cuentos y mitos. La caña de pescar intenta abastecer a su dueño con pececillos marinos. La noche habita sobre la playa  y la frustración de no obtener una buena pesca impregna el pecho del pescador. “Ojalá cayera un poco de marisco”, piensa. La dulce florecilla, que no es más que su pequeña de tres años, aparece en su mente.

 Sintió un escalofrío invernal recorrer por todo su costado. La viejas promesas, años atrás con ella en aquel lugar. Su sonrisa jugando a construir la esperanza sobre la arena. Aquello era felicidad. Y entre sueños y futuro, pescar en abundancia para no pasar hambre. “¿Papá, falta mucho para volver a casa?”  “La paciencia es nuestra virtud y la que nos alimenta mi pequeña”, susurró a su oído.

 

10857890_10205476524740889_6739946489663558643_n